TEATRO

La Transición española consistió en un proceso de desmovilización de los sectores sociales que lucharon contra el franquismo y de arrinconamiento de sus referentes culturales. 
 
Este proceso, que se desarrolló en todos los sectores, fue especialmente cruento en el Teatro y con los autores teatrales antifranquistas.

El teatro fue un elemento importante de la lucha contra la dictadura franquista. Autores como Buero Vallejo, Alfonso Sastre, Alberto Miralles o Alberti hicieron una gran contribución al teatro y a la sociedad española. La Transición se esforzó en borrar el teatro de estos autores y de sustituirlo fomentando producciones mediocres y el destape.

Los empresarios teatrales jugaron un papel importante relegando a los autores antifranquistas, pero no fueron solo los empresarios. Intelectuales que se convirtieron en portavoces del “Régimen del 78” atacaron con dureza el teatro comprometido. Es el caso de Eduardo Haro Tecglen que defendió la muerte del teatro antifranquista. Frente a estos ataques un grupo de autores y personas del teatro firmaron un “Manifiesto” tratando de concretar la situación por la que atravesaba el teatro. Eduardo Haro Tecglen replicó con acritud el manifiesto, a lo que los firmantes contestaron “No pasaremos por el Haro”. Era principios de 1979.

El argumento de Haro defendía que la llegada de la democracia invalidaba el teatro comprometido.  Alberto Miralles contestó con su conocido artículo “Es la guerra, más madera!” y su no menos conocida afirmación “El nuevo teatro español ha muerto, mueran sus asesinos”.

Lo que se llamó Nuevo teatro desde el Festival de Valladolid de 1966 se caracterizó por dos elementos principales. En primer lugar, es un teatro provocador, que modifica el lenguaje, que se tiñe de existencialismo, que critica la situación social y que reivindica un hombre nuevo. Y, en segundo lugar, la fuerte censura existente en nuestro país obliga a los autores a adquirir un carácter simbólico que les permita salir a escena, lo que algunos críticos han denominado con el término underground.

Las críticas contra las obras de Buero Vallejo estrenadas en 1977, “La detonación”, y 1979, “Jueces en la noche”, fueron tremendas a pesar de su éxito comercial.

Una experiencia aún peor corrió Alfonso Sastre, acosado y prohibido por la censura. En 1976, en el estreno en la Sala Villaroel de Barcelona de la obra La sangre y la ceniza la Triple A haría explotar una bomba.

La desazón de Alfonso Sastre le llevaría a escribir el artículo “¿Dónde estoy? “, en El País en febrero de 1977, que concluía:

“En cuanto a mi posición política actual, me da la impresión de que estoy un tanto o un mucho a la izquierda del que fue mi partido. Con lo cual quiero decir que…

«¿A la izquierda del PC? ¡Osea, en ninguna parte! », oigo que alguien me dice, tratando de explicarme con ello que la opción actual para un revolucionario se plantea en estos términos: «O posibilismo o utopismo» … No es esa mi opinión. Yo opino, si ello se me permite, de muy distinta forma, y veo que esa «ninguna parte» es un espacio realmente habitado y hasta superpoblado, y que en él están mis camaradas verdaderos y que en él reside un proyecto que no cesa a pesar de todo: el de la revolución”.

Fue ya en 1960 cuando se produciría la polémica sobre el posibilismo teatral entre Buero Vallejo y Alfonso Sastre a raíz de un artículo previo de Paso que defendía trabajar acatando la censura. La diferente posición de Buero y Sastre ante la censura estuvo posiblemente marcada por la diferente posición personal de cada uno ante el Régimen. Femando Arrabal, escribió en Estreno en 1975:

“Por cierto que la polémica sobre el posibilismo mantenida entre Alfonso Sastre y Buero Vallejo toma todo su valor en estos momentos en que el primero está encerrado en la cárcel de Carabanchel y el segundo, académico de la Real Academia de Madrid, acepta los premios más famosos de la España de Franco”.

 

info@archivodelatransicion.es  I  Cuenta bancaria: ES73 0081 0299 9600 0128 9836

Quienes somos  –  Política de privacidad  –  Política de cookies 

 

Licencia Creative Commons